La encrucijada argentina

 

Publicado 7/ene/16

Cabe comenzar por señalar que las proyecciones para la escalada bélica que se vive en el territorio de Siria e Irak (e inestabilización de zonas colaterales como Yemen y Palestina) no parecen ser de cese de hostilidades; de hecho los Estados-Nación de América Latina que permanecieron en neutralidad hasta el momento han dado, a las diferentes potencias intervencionistas, señales de posicionamiento estratégico.

Los recientes cambios de balance de fuerzas en Argentina y Venezuela, el ¿inminente? impeachment a Dilma Rousseff en Brasil y los históricos apoyos de Colombia, Uruguay y Chile a la política exterior norteamericana, hacen que abruptamente un bloque que, tras una década de acercamiento al BRICS y a los intereses geopolíticos ruso-chinos, vire hacia la órbita de Occidente nuevamente en un momento de escalada militar en territorios de Oriente Medio.

He aquí la primer encrucijada ¿qué hacer frente a las concesiones hechas por el gobierno kirchnerista de Argentina a China para la instalación de una hipotética base de exploración lunar? El pacto, amén de su absurdo secretismo, de conceder territorio soberano e hidrocarburífero a una megapotencia con pretensiones globales, de brindárselo por medio siglo, ha sido aprobado sin consulta al Ejército Argentino. Sabiendo de la necesidad del monitoreo satelital de misiles para su precisión `quirúrgica´ ¿podría considerarse este hecho como la instalación militar del gigante asiático en la región?

Una segunda encrucijada refiere al hecho de los beneficios de pertenecer a una alianza bélica, puesto que ninguna nación sudamericana posee un ejército de envergadura ni fronteras nacionales lo suficientemente blindadas para hacer frente al flagelo del terrorismo jihadista. La intervención en la Guerra del Golfo en los años 90/91 no dejó sino las asperezas suficientes como para suscitar dos atentados terroristas a objetivos judíos en 1992 y 1994 y la misteriosa muerte del hijo del entonces presidente Menem en 1996; mientras que financieramente se fomentó un endeudamiento exacerbado que llevó al colapso del Sistema económico, político y social en 2001, el cual favoreció el surgimiento de tendencias populistas en el país.

Nuevo gobierno, nuevos desafíos, viejos fantasmas y pesada herencia. La Argentina y su Tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s