2008/09 – La herencia de CFK

Hecho el traspaso de los atributos presidenciales el 11 de diciembre de 2007 del entonces presidente de la Nación Néstor Carlos Kirchner a su sucesora Cristina Fernández de Kirchner, el gobierno comienza a afrontar crisis de financiamiento en 2008 y se prepara para vencimientos de deuda por U$S 20000 millones el año siguiente. Gran parte del presupuesto se destina a una política activa de subsidios a sectores variados como transporte, energía y alimentos como los principales. La economía crece a principios de año y los valores de los commodities son altos. Toda la política del gobierno se  basa en el poder que otorga el superávit fiscal.

El 11 de marzo Martín Lousteau anuncia un esquema de retenciones que dispara un conflicto que durará 128 días con el sector agroproductor. La escalada del conflicto adopta características tales que el 27 de mayo el Partido Justicialista acusa al campo de golpista y culmina el 17 de julio cuando la cámara de Senadores rechaza el esquema de retenciones móviles (la famosa 125). Ésto Genera la renuncia del Jefe de Gabinete Alberto Fernández para ser reemplazado por Sergio Massa, intendente de Tigre y ex director de la ANSES (2002-2007). La muerte de Sebastián Forza en General Rodríguez (PBA) el 17 de agosto del mismo año no hizo más que terminar de agravar un cuadro que de principio nunca resultó sencillo. El empresario queda vinculado a Cristina Fernández a través de aportes por $200000 a la campaña de una figura política que se encontraba a la sombra de un ex presidente de perfil muy alto, que en tres meses de gobierno se encontraba con una movilización de 237000 personas en contra en el monumento a los españoles, una derrota pública en el Congreso de la Nación y salpicada por el tráfico de precursores químicos de drogas ilícitas.

En septiembre el Senado autoriza al Ejecutivo para iniciar el “rescate” de Aerolíneas Argentinas y Austral y al poco tiempo también corren similar suerte las AFJP. La situación crítica de la economía internacional produce en este año una fuga al extranjero de U$S 23096 millones, lo cual implica una diferencia interanual de casi el 300% de aumento respecto de igual periodo de 2007. Dicha merma tendrá un importante impacto sobre la base monetaria que cimienta el tipo de cambio y la política fiscal, acompañado por un descenso del precio internacional de la soja de U$S600 a 360 para fin de año. En respuesta a tal situación, el Gobierno lanza un paquete de medidas de corte keynesiano para hacer frente a la crisis.

El año 2009 estuvo marcado por las elecciones de medio término del 28 de junio que tuvo como característica el carácter plebiscitario de la misma al estar encabezadas las listas de todos los ámbitos por por los candidatos de tipo “testimonial”. Obteniendo el ex mandatario Néstor Kirchner el 32, 11% el FpV contra el 34, 58% de Unión PRO, acaba siendo derrotado el oficialismo en los principales distritos y, como resultado, perdiendo la mayoría legislativa a partir de diciembre.  El impacto político de la derrota llevan a la presidenta a hacer cambios en el gabinete nacional, Sergio Massa es reemplazado por Aníbal Fernández como Jefe de Gabinete de Ministros, Amado Boudou se transforma en el nuevo ministro de economía, y Diego Bossio se coloca en su lugar al frente de la ANSES.

En el aspecto económico, el año 2009 estuvo signado por una severa recesión del bloque occidental, teniendo repercusiones en los campos vinculados al comercio exterior ya que los precios internacionales de las commodities bajaron a la mitad en cinco meses; consecuentemente cae la recaudación; se debilita el tipo de cambio frente al dólar y las monedas de los países latinoamericanos; y la fuga de capitales superó a la de 2001. En tal contexto cae la oferta de dólares (que en los últimos cinco años siempre superó a la demanda), en un año en que los vencimientos en divisas suman unos U$S 8000 millones.

Allí comenzará el ‘cristinismo’ como doctrina política propia basada en una exacervación de lo público a través de políticas como la AUH, estatizaciones, Conectar Igualdad, entre otras. A s vez, een el aspecto económico, será una cosntante una inflación galopante con fuga de divisas y concentración de sectores económicos vitales como construcción, alimentos y agroexportación; a fin de crear (conjuntamente con una política cambiaria poco ortodoxa basada en un control férreo del mismo), un ciclo recesivo que conllevará a una derrota electoral similar a la de 1983 para el movimiento justicialista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s