Sobre circunscripciones y financiamiento

En mayo de 2009, el legislador nacional José De la Banca, aludiendo “poderosas razones de funcionalidad”, propone incluir en un único cuerpo legal el régimen interno de los partidos políticos y la legislación electoral nacional. A tal fin, presenta en el Congreso de la Nación un proyecto que contempla, además, elecciones internas “abiertas”, obligatorias y simultáneas, sistema electoral de distrito uninominal a dos vueltas y eliminación del financiamiento público a los partidos.

Usted es asesor del diputado nacional José De la Banca, presidente del principal bloque opositor al gobierno nacional. Tiene que elaborar un informe que contemple las siguientes consignas:

Teniendo en cuenta el régimen federal argentino, ¿qué observaciones formularía a la reforma electoral planteada por el diputado De la Banca? ¿Cómo impactaría el nuevo diseño en la representación de las minorías políticas y en la organización y disciplina partidaria?

Lo que plantea Ud. es un sistema de circunscripciones electorales uninominales con doble vuelta, tal como sucede en Francia. Este régimen electoral se caracteriza por llevar a una segunda vuelta (ballotage) a aquellos candidatos que superen 12,5% de los votos (que usualmente no llegan a ser más de 2 candidatos, excepto la elección presidencial en donde sí el ballotage se realiza entre 2 competidores.

El objetivo de este sistema es evitar presidencialismos débiles al generar mayoría absoluta para cada vencedor, aunque contiene una profunda dinámica centrípeta tendiendo a polarizar la vida política en 2 grandes partidos; puede ser beneficioso para su partido (aunque mas beneficiado serían los oficialismos) pero estaría atentando contra los artículos 37 y 38 de la Constitución Nacional que garantizan proporcionalidad e igualdad de género.

A nivel local creo que esta medida generaría en el interior del país un caudillismo mucho mas rígido que lo que conocemos hoy por hoy, lo que en las zonas empobrecidas del Chaco, Formosa, San Juan, La Rioja, Catamarca, Corrientes, Misiones y provincias del NOA; sería devastador para cualquier aspiración de renovación; salvo que se decrete la intervención federal. En tanto en las metrópolis no es descabellado asegurar que potenciaría mucho más el fenómeno de “mercantilización de la campaña”, en la cual es mas efectivo “vender” un candidato querible que debatir cuestiones de fondo; la política cada vez está más frívola y su propuesta definitivamente aceleraría la destrucción de las plataformas partidarias y acercaría a una sociedad poco conveniente para los ciudadanos, que la del empresario como principal sponsor del político.

¿Qué ventajas y desventajas supondrían las elecciones partidarias internas abiertas, obligatorias y simultáneas? Describa las diferencias entre las “primarias” estadounidenses y los métodos de selección de candidatos “abiertos” aplicados en la Argentina.

Las internas abiertas, obligatorias y simultáneas en estos términos conllevaría a hacer innecesaria casi la elección general puesto a que la competencia es personalizada y ambas elecciones son obligatorias; el hartazgo de la gente sería creciente y las preferencias difícilmente varíen. Luego estaría forzando a partidos pequeños a un doble gasto de campaña, lo que posibilitaría llegar debilitados a la contienda decisiva y perder cualquier rayo de esperanza que tenían para competir con las maquinarias electoralistas, tanto de los oficialismos, como de los candidatos que consiguieron financiamiento de grandes grupos económicos.

Hipólito Orlandi argumenta que existen severas diferencias entre el sistema de partidos políticos y el sistema electoral de Argentina y Estados Unidos respectivamente.

Argumenta el autor que en EEUU no hay un código electoral unificado para toda la Nación, cosa que aquí si hay; no hay una figura como la del afiliado dentro de los partidos políticos y las circunscripciones son uninominales, mientras que aquí para cargos legislativos se utiliza el criterio plurinominal.

La idea del sistema de primarias argentino es depurar la elección general para que la competencia quede limitada a lo que Sartori denomina partidos con relevancia sistémica, impidiendo así que se disperse el voto entre agrupaciones menores y restarles la chance de emergencia a alguna fuerza incipiente; sumado esto también al doble desgaste electoral de primaria y elección general.

Una consecuencia grave que se puede pensar es el impacto que tendrán los extra partidarios en las decisiones internas puesto que se deslegitima la figura del afiliado y la especulación de otros sectores pueden provocar lo que el autor denomina “efecto invasión” sobre la interna y tergiversar lo que los genuinos integrantes del partido quieren. Evidentemente transformará de fondo el modo de hacer política pues se hará más necesaria la captación de aportes privados ya que si el financiamiento público no alcanzaba para una elección, menos será suficiente para dos.

El desgaste interior de una confrontación entre facciones en las internas se puede ahorrar mediante la presentación de lista única, aunque igualmente el partido se ve obligado a hacer campaña puesto que una baja adhesión ciudadana a la elección de un partido conllevaría a una baja popularidad y una derrota segura en la general, así que se está condicionado de todos modos a participar en las dos elecciones de forma activa.

¿Cómo impactaría en la competencia política interpartidaria las elecciones en distritos uninominales por mayoría absoluta? ¿Considera que el voto alternativo australiano podría ser una propuesta factible? Explique por qué.

Las consecuencias de un voto uninominal las he aclarado en los puntos anteriores, sin embargo lo mas saliente hace referencia a que solamente partidos grandes o de bastiones imbatibles podrán acceder al poder, los pequeños tendrán actuación testimonial por lo que se incumplirían las condiciones constitucionales que garantizan la proporcionalidad, la igualdad de género y se estaría induciendo al elector a votar por uno de dos candidatos, provocando desencanto en quienes no desean ni una ni otra opción, por tanto ausentismo y perdida de legitimidad.

La desvalorización de la institución partido político lleva a una pérdida identitaria con banderas históricas de los movimientos en el caso de los partidos tradicionales; en el caso de los nuevos representaría una laxitud en las propuestas que no solucionarían los problemas de fondo debido a que el político se transforma en eminentemente electoralista y deja de lado su visión orgánica. Sumado esto a la carencia de fondos autónomos estaría condicionado por lo dicho en campaña, por los intereses que solventaron los gastos de campaña, y por las coaliciones de gobierno que éste teja en el cargo que ocupe, pues al no haber cohesión partidaria se necesita de un esquema de alianzas y cogobierno con fuerzas afines; lo cual limita aún más el margen de autonomía.

No creo que el voto australiano sea una alternativa factible en este caso pues éste tiene como características ser preferencial, de lista cerrada y desbloqueada, y que encuentra su doble vuelta en las preferencias. La evidencia histórica ha demostrado que este sistema privilegia a las estructuras tradicionales de gobierno, al quedar como 2da o 3ra preferencia; sigue personalizando la política; si bien da mayor protagonismo al elector no garantiza mayor proporcionalidad, ni siquiera que quien tenga mayor cantidad de 1ras preferencias salga ganador. Aquí las cuestiones centrales pasan por la proporcionalidad y la igualdad de género establecidas constitucionalmente, no por quien gane.

¿Qué sólidos argumentos se le ocurren para rebatir el discurso que sostiene la eliminación del financiamiento público en los partidos políticos?

La eliminación del financiamiento público sería imposible de realizar en los términos que UD. plantea ya que en el artículo 38 dice expresamente: “… El Estado contribuye al sostenimiento económico de sus actividades (por los partidos políticos) y de la capacitación de sus dirigentes”; por lo que para que sea factible su deseo debería reformar la Constitución para eliminar ese párrafo.

Al margen de ello, discrepo con su concepto por lo argumentado en puntos anteriores pues el condicionamiento de los funcionarios en el ejercicio de la función pública es altamente perjudicial para la población, pues se deberán ver atados a obrar en beneficio de particulares antes que actuar bajo un criterio de bien público y transparencia. Daría mayor relevancia a los medios de comunicación, perdiendo ese lazo personal que hace de la política algo cotidiano al focalizar las campañas en imagen mediática y no en trabajo de base. El desfinanciamiento público provocaría un auge en la quiebra de partidos anti-sistema pequeños; un debilitamiento de 3ras fuerzas que no están atadas a los aportes privados; a su vez de la irrestricción para los aportes llevaría a candidatos de hecho de un grupo económico en especial o de una comunidad de intereses; transformando a la política como un ámbito mas del mercado al ser cada vez mas funcional y subordinado al mismo.

Publicado el 22/jun/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s